¿Qué hacer con los regalos que no nos gustan?

Qué hacer con los regalos que no nos gustan

Qué hacer con los regalos que no nos gustan

¿Alguna vez te han regalado algo que no te ha gustado?

Desgraciadamente seguro que sí, en este artículo te daremos varias ideas sobre qué puedes hacer con esos regalos que no nos gustan  y tras haber sufrido el momento de presión-decepción ante la otra persona debemos asimilar que realmente el regalo no es el deseado.

Esta escena por la que seguramente todos nosotros hayamos pasado al menos una vez en nuestras vidas, eso los más afortunados, suele repetirse de forma masiva especialmente en Navidades. Por estas fechas, en ciento de hogares, manos nerviosas se afanan en desenvolver sus regalos… qué nervios, qué ilusión… anda, un disco que ya tengo, un jersey verdaderamente horrible, un no sé ¿qué es esto?… ah, me encanta, muchas gracias. Aguantas el tipo, sonríe y piensas, ¿Qué narices hago yo con esto ahora?

A esta pregunta tenemos únicamente tres respuestas: una quedárnoslo y guardarlo en ese armario del olvido; dos, intentar cambiarlo por algo que nos guste más, y por último, subastarlo o venderlo, si, cada vez está más de moda acudir a Internet para deshacerte de los regalos menos queridos.

En el caso de que optemos por cambiar un producto deberemos de tener en cuenta los siguientes puntos:

  • No es obligación de los comerciantes aceptar la devolución de ningún artículo, solo tienen que hacerlo en el caso de que éste esté defectuoso.
  • En este último caso podemos exigir la devolución del dinero o bien que nos den otro producto igual en buen estado. Según la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios), tenemos dos años para reclamar.
  • Si el comerciante acepta la devolución de productos en buen estado, es libre de decidir si los cambia por el dinero que costó o bien por “vales” para gastar en otro producto de la tienda.
  • En todo los caso es necesario e imprescindible tener el ticket de compra para poder realizar cualquier reclamación o cambio del producto en cuestión.

Estas son algunas de las opciones que tenéis si os veis en dicha situación, opciones que a veces se ven condicionadas dependiendo de la persona que os haga el nada deseado regalo. Digo esto porque en mis caso, no soy nada partidaria de entregar los regalos con los tickets, ya que mi forma de pensar es que si me he tomado la molestia de buscar algo que he creído que os va a gustar y lo he hecho con toda la buena voluntad, considero un desprecio hacia mi persona  que lo devuelva o lo que es peor, que se deshagan de el vendiéndolo o subastándolo.

A mi favor puedo decir que nunca jamás he devuelto ningún regalo, siempre al final me han terminado de gustar y los he usado, antes o después, teniendo siempre en cuenta el cariño con el que me lo han hecho.